martes, 23 de mayo de 2017

GLOSARIO TÉCNICO: PROSA MINIMALISTA.

PROSA MINIMALISTA

Es aquella prosa que se reduce a lo esencial, a la mínima expresión del lenguaje, prescindiendo de adjetivos y embellecedores lingüísticos. Con elementos mínimos y básicos, sin apenas descripciones, en definitiva: sin accesorios.
El minimalisnmo surgió como tendencia artística en la época de los sesenta y más tarde se extendió a otros ámbitos.

Ejemplos de escritores:
-Raymond Carver.
-Richard Ford.
-John Cheever.

lunes, 15 de mayo de 2017

GLOSARIO ESTILÍSTICO: LA DOCUMENTACIÓN EXCESIVA.

LA DOCUMENTACIÓN EXCESIVA

Riesgos de la documentación excesiva en una obra de ficción.
Uno de los peligros que conlleva la documentación es no saber distinguir entre los detalles que la historia necesita y los que no. La investigación habrá servido al escritor para aprender y para caminar seguro por esa época remota o ese tema que se desarrolla en la narración, pero OJO: no toda la información que se ha recopilado deberá llegar necesariamente al lector. Como dijo Jaume Cabré, autor de novelas con elementos de ficción histórica como Las voces del Panamo, "el escritor debe servirse de la documentación sin que se note en su obra". Por ello es importante evitar escribir más de lo necesario. A menudo, los escritores de ficción corren el peligro de ser demasiados entusiastas con los detalles. Si se introducen demasiados datos históricos, siglas, procedimientos... el relato se tornará estático, un manual, un ensayo o algo que aburrirá al lector, ralentiza la acción y el ritmo narrativo. El escritor debe ser frío, saber qué detalles incluir y cuáles eliminar. Distinguir entre curiosidades, sin peso narrativo, y elementos que sí ayudaran a que la narración avance.
No se incluye toda la investigación y documentación en el relato, y al autor no le debe temblar la mano para acortar y desechar lo superfluo.

GLOSARIO TÉCNICO: LA DOCUMENTACIÓN.

LA DOCUMENTACIÓN

Es eso que debe saber, tanto si desconoce un tema que tratará o una época histórica, el autor de una obra de ficción. Un proceso inevitable.

Momentos de la documentación: investigación previa o simultánea.
Existen tres momentos necesarios:
-Antes de escribir. Paso ineludible, sirve para adquirir perspectiva y una percepción más nítida de la época en la que se desarrolla la narración o el tema que se va a tratar.
-Durante la escritura. Pese a ser menos exhaustiva, también es necesaria en esa etapa, ya que es imposible prever todo lo necesario para construir escenas concretas.
-Revisión posterior a la escritura. Es el momento en el que el escritor se pone la gorra de juez y, con distancia, efectúa una minuciosa revisión de lo escrito. Corta la documentación innecesaria, corrige errores, detecta posibles descuidos de estilo... Por mucho que se hayan documentado antes de escribir y durante la escritura, es importante dar este último paso y, si es posible, el autor no lo hará inmediatamente después de haber terminado de escribir, sino un poco después, cuando sea capaz de analizar fríamente cada detalle.

domingo, 14 de mayo de 2017

GLOSARIO TÉCNICO: LA FICCIÓN HISTÓRICA.

LA FICCIÓN HISTÓRICA

Se trata de un género narrativo que relata hechos de carácter realista, situados en una época determinada de la Historia, preferentemente distante en el tiempo, y cuyos personajes pueden ser ficticios o no. Narrar a partir de un contexto pasado supone ciertas dificultades, ya que hay que cuidar con esmero la ambientación o la caracterización de los personajes, a fin de preservar la verosimilitud de lo narrado: la vestimenta, el habla y el comportamiento. Los personajes son la herramienta más valiosa para construir un puente que nos permita conectar el presente con el pasado y la realidad con la ficción. Hay personajes ficticios con otros que realmente existieron o ficticios que se colocan en la época elegida.
Advertencia:
Ahora bien, siempre debemos tener presente que los escritores de este género de ficción NO SON HISTORIADORES. Siempre que el escritor sea fiel a los datos objetivos que ha recogido y al devenir de la historia de los personajes reales son libres de llenar los huecos a su criterio.
El escritor debe ser capaz de ver la historia desde su perspectiva, incluso si esta le ofende.

TÉCNICAS NARRATIVAS: FLASH-SIDEWAY.

LOS SALTOS TEMPORALES:
FLASH-SIDEWAY

Los saltos temporales son muy normales en la ficción moderna. Se pueden realizar como flujo de conciencia o como ejercicio de memoria de un personaje: se conectan episodios alejados en el tiempo y se establecen relaciones de casualidad entre sucesos.
Si podemos considerar los retrocesos (flashbacks) y los avances temporales (flashforwads) como técnicas modernas pero ya ampliamente asumidas por la literatura y el cine, la técnica del flash-sideway añade un punto de novedad al tratamiento del punto narrativo.
Consiste en narrar una historia alternativa a otra que pudo haber ocurrido o que ocurre en un universo paralelo diferente. El objetivo es exhibir una secuencia de hechos posibles que hubiera cambiado el destino de los personajes.
Se empleó, por ejemplo, en la sexta temporada de Perdidos y es habitual en el género de la ciencia ficción, por ejemplo en El hombre en el castillo y otras obras de Philip K. Dick o en Philip Roth.


TÉCNICAS NARRATIVAS: ESTRUCTURA CIRCULAR.

ESTRUCTURA CIRCULAR

La estructura circular más convencional conecta los contenidos del principio y el final de la narración. Por lo general, esta estructura permite constatar la evolución de los personajes una vez que han vivido una serie de azarosos episodios vitales. El final circular ofrece una visión coherente de la existencia, evidenciando que las experiencias del personaje se hallan conectadas y marcan un camino evolutivo sin retorno.

sábado, 13 de mayo de 2017

TÉCNICAS NARRATIVAS: FINALES ABIERTOS.

FINALES ABIERTOS

El final abierto, característico de la ficción moderna, sugiere al lector que la historia de los personajes continúa.
Aunque encontraremos este tipo de finales en multitud de obras, un ejemplo muy llamativo es La mujer del teniente francés (1969). de John Fowles.
En la actual ficción podemos observar esta técnica narrativa cuando el autor pretende continuar una saga.
En realidad, los finales abiertos son como la vida misma.

GLOSARIO TÉCNICO: LA PROSA LÍRICA.

LA PROSA LÍRICA O POÉTICA

Es aquella prosa en la que el escritor utiliza los mismos recursos que en la poesía, pero prescindiendo del verso.
Virginia Woolf fue una de las que se rebeló contra la corriente naturalista e introdujo en sus novelas dos novedades: los recursos poéticos y el monólogo interior. Con ello deseaba presentar el mundo sin ceñirse a la realidad; quería presentar un mundo modelado por sus propias percepciones.
El poeta mira hacia el interior y el narrador de cuentos y novelas, generalmente, hacia el exterior. Estos dos géneros no son incompatibles: "la prosa no es lo contrario de la poesía, sino al verso." Antonio Muñoz Molina.

ADVERTENCIA
La sonoridad de la prosa poética puede ser muy bella, pero el escritor debe tener cuidado con ciertas rimas internas que lo único que hacen es afear el texto y trasformarlo en una caricatura.
Ejemplo: 
El oficial de permiso murió en su propio piso sin nadie más que su primo Tomás.


lunes, 1 de mayo de 2017

DICCIONARIO BRITT: CONTEMPLANDO MUSAS.

CONTEMPLANDO MUSAS

Son digresiones, soliloquios, ideas, escenas o pensamientos que desarrolla el narrador, sea cual sea, y se separa de la historia sin un propósito claro. Deja el tema, la trama y a los personajes a un lado para lanzar un bombardeo de temas o subtemas sin ton ni son. Rompe el ritmo narrativo y descoloca al lector; añadiendo páginas innecesarias a la novela.

TÉCNICAS NARRATIVAS: EL GIRO ARGUMENTAL.

EL GIRO ARGUMENTAL:

¿Qué es un giro argumental? Es provocar un giro en la trama que hasta ese momento era lineal y seguía un patrón. Es "lanzar el tablero del juego" y poner patas arriba toda la historia. No debemos confundir esta técnica narrativa con la sorpresa, no. Un giro argumental cambia el rumbo de la historia, de la trama, de los personajes...
Si se hace bien es una técnica ideal pero si se ejecuta mal puede romper el pacto ficcional entre escritor y lector.