miércoles, 29 de marzo de 2017

TÉCNICAS NARRATIVAS: EL RITMO LENTO.

EL RITMO LENTO: TENSEMOS LAS RIENDAS:

Las escenas que componen una novela tienen un ritmo que varía según la trama que se desarrolla, el género que se trata y las circunstancias de un personaje.
El ritmo lento en una escena tiene un valor y una utilidad en la novela.
¿Cómo se consigue ese ritmo lento?
Veamos algunos recursos lingüísticos para lograrlo:
-Una descripción: garantiza lentitud.
-Una figura retórica: las metáforas serían una buena opción.
-Una oración subordinada: ralentiza la agilidad de la prosa.
-Un largo inciso: frases entre guiones.
-El uso de la repetición.
-Verbos en pretérito imperfecto que indican acciones sin terminar: veía, fluía...
-Empleo frecuente del verbo de estado ser: esto era grandioso...
-Gran presencia de sustantivos y adjetivos.
-Palabras cuyo significado aporta lentitud a la acción: murmullo, quietud...