lunes, 12 de junio de 2017

TÉCNICAS NARRATIVAS: AUSENCIA DE NARRADOR.

LA AUSENCIA DE NARRADOR

En directo y sin filtros. La ausencia total de voz conlleva que el lector entre sin intermediarios en el mundo de la novela. Y más que confusión por la ausencia de referencias sobre quién habla en cada momento, la sensación sutilmente predominante es la que los personajes van fusionándose mientras su relación se va estrechando.
La fuerza de estás novelas se fundamentan en su formato entre cinematográfico y teatral, puesto al servicio de la narrativa de ficción en prosa. El peso de la narrativa se carga en los diálogos y en presentar la documentación sin filtros, pero ojo, no confundir con el narrador cámara.
El lector se siente observador privilegiado de la evolución emocional de los personajes, de su creciente intimidad.
Como ejemplo está la novela de Manuel Puig: El beso de la mujer araña (1976). Es la historia de dos hombres encarcelados, el uno por su homosexualidad y el otro por sus ideas políticas, en una misma celda. Se trata de un diálogo interrumpido en cinco ocasiones por dos informes policiales y tres entrevistas de uno de los personajes con el director de la prisión.
Se trata de una innovación mediante la voz narrativa.