GLOSARIO TÉCNICO: EL REALISMO MÁGICO.

EL REALISMO MÁGICO


Corriente artística que presenta elementos mágicos o situaciones ilógicas, en comparación con otras obras consideradas más realistas o normales. Desarrollado a mediados del siglo XX, su expresión fue especialmente a través de la literatura, aunque también incluyó la pintura y la filmación.
El realismo mágico se caracteriza por la narración de hechos insólitos, fantásticos e irracionales en un contexto realista. En el realismo mágico confluyen la influencia del psicoanálisis y del surrealismo europeo, que hacen hincapié en los sueños, el inconsciente y el irracionalismo, y la influencia de las culturas indígenas precolombinas con su tradición de leyendas y mitos en los que se producen hechos fantásticos.
El término “realismo mágico” fue utilizado por primera vez por el crítico de arte alemán Franz Roh en 1925 para describir un nuevo estilo de pintura europea.

ALGUNAS CARACTERÍSTICAS

-Fusión de lo real y lo fantástico.
Puede ser un contexto de fantasía con personajes reales, o un contexto real con personajes fantásticos.

-Lo onírico.
Los protagonistas de la trama suelen desenvolverse con frecuencia en el terreno de lo onírico. Los relatos muchas veces parten de sueños que tienen los protagonistas o, incluso, las historias mismas se desarrollan en el terreno de los sueños como escenario atractivo para contribuir al relato.
-El realismo. 
El realismo mágico se caracteriza por tomar del Realismo una expresión transparente y concreta del lenguaje, presentando para tal fin descripciones detalladas que incluyen elementos ordinarios y conocidos, sentimientos familiares, datos históricos, entre otros.
-Existencia de múltiples narradores.
Éstos suelen alternarse a lo largo del relato.

-El tiempo del relato.

El tiempo es distorsionable y los acontecimientos no suelen sucederse en forma lineal. Esta es, quizá, la característica más distintiva del realismo mágico y lo que hace al relato más atractivo para el lector.

EJEMPLOS:

-La casa de los espíritus, Isabel allende.
-IQ84, Haruki Murakami.
-Como agua para chocolate, Laura Esquivel.